Meditaciones de Madrugada

Meditaciones de Madrugada
“MEDITACIONES DE MADRUGADA” El viajar por América Latina nos enseña que tenemos iguales problemas económicos, que vivimos influenciados por la religión católica, y que soñamos... Racialmente, en cada país ha habido una población indígena, que con la llegada de españoles se convirtió en mestiza, a todo ello se fue incrementado los europeos que llegaron a estas tierras huyendo de las tiranías, la hambruna, las pestes, y otras plagas socioeconómicas y religiosas. La situación económica se agrava al mantenerse reglas de privilegio que favorecen a los blanquitos y priva a los mestizos, sin duda el problema racial no es ajeno a ninguno de nuestros países, es una herencia traída por los españoles desde el viejo continente, hay castas que mantienen costumbres arraigadas, dejando en extrema pobreza a quienes son descendientes directos de los antiguos y naturales pobladores de estas tierras. La economía se ha globalizado, y capitales extranjeros juegan en la Bolsa de Valores, indistintamente de quien explota, quien vende, quien arriesga, o quien dilapida la riqueza nacional. Haz click en la imagen y adquiere mis escritos. Gracias https://www.amazon.es/Meditaciones-Madrugada-Enrique-Bustamante/dp/1304234142/ref=sr_1_9?s=books&ie=UTF8&qid=1457795354&sr=1-9&keywords=enrique+bustamante

CONTADOR DE VISITAS

contador de visitas

MI BLOG...

Mi blog es como un retazo de mi piel que quiere llegar a ti y a los tuyos.
Que sepas lo que íntimamente vivo en lo apartado de la gran ciudad.
Lo que me mueve en mi parte sensible como a todo ser humano.
Conoce mi manera de ver, sentir y pensar.

Visítalo cada cierto tiempo, léelo, disfrútalo, escribe tus opiniones,
sugiere secciones y reenvíalo a todos tus amigos y familiares.


Ayúdame a saber que tiene sentido lo que escribo…todo depende de ti…y de los tuyos.

Muchas gracias.

FACEBOOK EB

FACEBOOK EB
VISITA EL FACEBOOK DEL ARTISTA. CONOCELO, HAZ CLICK EN IMAGEN.

BLOG ANTIOQUIA UN PUEBLO PARA EL TURISMO

BLOG ANTIOQUIA UN PUEBLO PARA EL TURISMO
CONOCE "EL RETABLO MAS GRANDE DEL MUNDO" ( RECORD GUINESS). HAZ CLICK EN LA IMAGEN

BLOG EBARTSHOP

BLOG EBARTSHOP
SI QUIERES ADQUIRIR UNA OBRA DEL ARTISTA CONÓCELAS AQUI, HAZ CLICK EN LA IMAGEN.

BLOG TODO BATIK

BLOG TODO BATIK
Visita e informate de las técnicas del batik. HAZ CLICK EN LA IMAGEN.

SEGUIDORES

miércoles, 26 de octubre de 2016

ARQUITECTURA PARA DIOS





ARQUITECTURA PARA DIOS








“La casa de Dios, es la casa de todos, de los ricos y los pobres, de los que no tienen pan y los que carecen de techo, donde las plegarias
acompañadas de lágrimas
suelen encontrar la sonrisa
que el tiempo y la fe devolverán…”






Sobre los templos de los dioses indígenas, los españoles levantaron sus iglesias, respetando de alguna manera las creencias de este pueblo maravilloso y devoto que es el Perú. La religiosidad de la época hizo que los “donantes” de las etapas virreinal y republicana levantaran las más bellas construcciones en estas tierras de América, para rendir culto a Dios. Por ello en todas las ciudades y pueblos del continente y en particular de nuestro país, encontramos verdaderas joyas de arquitectura, donde la imaginería religiosa forma parte de actos procesionales en determinadas fechas del calendario litúrgico.



Allí están levantadas nuestras iglesias con barro y quincha, con cemento y arena, con ladrillo y concreto, con piedra e ichu, con vitrales y mosaicos, con tallas en la piedra y sin ella…, porque en estas tierra americana la arquitectura se puso al servicio de Dios. 






En Lambayeque, al norte peruano, como una de las primeras edificaciones de la ciudad, que ahora guarda las tumbas reales del Señor de Sipán…se levanta la catedral de San Pedro, construida luego de la llegada de los antiguos habitantes de Zaña. En Moquegua, al sur del territorio, destaca la iglesia de Santo Domingo, de una sola nave, que conserva dos hermosos retablos o altares tallados, venerándose en uno de ellos los restos de Santa Fortunata, patrona del departamento. Estos fueron donados a la ciudad de Moquegua por el Papa Pío VI, en el siglo XVIII. 







En Lampa, capital de la provincia del mismo nombre en el departamento de Puno, zona andina sureña, se luce la arquitectura de la iglesia de Santiago Apóstol , el monumento arquitectónico más grande e importante de la ciudad. Levantada sobre un atrio de forma rectangular, totalmente empedrada de cantos rodados y rodeada por 8 torres dispuestas alrededor de lo que anteriormente fue el cementerio parroquial. Con sus tres cuerpos en la torre de 35 metros de altura, de sillar rosado guarda entre sus más preciadas joyas artísticas, dos réplicas de la célebre escultura del renacentista italiano Miguel Ángel Buonarrotti “La Piedad”, mandadas a hacer por el ilustre ingeniero de la localidad don Enrique Torres Belón.



Finalmente, en la ciudad de Trujillo, departamento de la Libertad, se ubica el más bello conjunto religioso de la ciudad, el monasterio e iglesia del Carmen, cuyo altar mayor luce un retablo de estilo barroco churrigueresco, obra del negro liberto Fernando Collado de la Cruz en 1759. Guarda también una custodia de oro de más de 2 metros de alto, obra de un orfebre del cercano San Pedro de Lloc. Como en todas las iglesias, conventos, monasterios, claustros y capillas, también luce una interesante colección de esculturas y pinturas religiosas de incalculable valor, que hoy son parte del patrimonio cultural de todos los peruanos. 










domingo, 23 de octubre de 2016

DE MUSEOS Y OTROS PECADOS








DE MUSEOS Y OTROS PECADOS






Grande ha sido mi sorpresa, cuando hace pocos días quise hacer una visita con dos amigos extranjeros, que llegan al Perú para informarse in situ de lo que ellos creían era el paraíso del orden y la seriedad en cuanto a nuestros restos culturales. Ahora me explico el por qué del celo de colecciones privadas (Museo de Oro, Colección Polli, etc) que son un ejemplo particular de lo que debe hacer el gobierno de turno con respecto a los documentos materiales, que han trascendido épocas, gobiernos y revoluciones, para mantener la cultura viva en su expresión.



Y es que estamos tan acostumbrados a la improvisación, a desvestir un santo para vestir a otro, en disfrazar nuestro pasado cultural e histórico, en querer engañar a la gente con bla,bla,bla, que nos parece natural que se estés desmantelando el Museo de la Nación poco a poco, sin que el gobierno central, ni el “ministerio de cultura”, ni los entes propios del Estado peruano que tienen que ver con la historia, la arqueología, las artes, la cultura en general, brinden una explicación de este magnicidio propio de cavernícolas. 



El Museo de la Nación fue un soñado proyecto del presidente Fernando Belaúnde, quien en su actividad de arquitecto dio valoración de nuestro patrimonio reunido en un solo museo nacional. Este estaba trazado para levantarlo en la esquina de la Av. Riva Agüero y Av. Venezuela frente a la actual Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 



Cuando ingresó al presidente Alan García en su primer gobierno, creyó conveniente dar utilidad al edificio que entonces ocupaba otro ente dormido, como es el (BN) Banco de la Nación. Entonces se construyó y trasladó este a la esquina de Av. Arequipa y Av. Javier Prado. Fue el momento para que en calidad de préstamo de conventos, instituciones de la Iglesia, coleccionistas privados, culturosos amantes y guardianes de nuestro patrimonio, prestaran algunas de sus piezas al flamante Museo de la Nación de Av. Javier Prado.



Recuerdo haber asistido allí cuando no se había inaugurado y estaba lleno de empleados del gobierno de turno en todas las áreas y servicios de porteros, ascensoristas, conserjes, guías de turismo y otros tantos  adictos al régimen de turno.



Recuerdo aún cuando mis alumnos de un instituto de turismo donde dictaba la cátedra de Historia del Arte, hacían sus primeras incursiones con las expresiones culturales de nuestro país en el lugar donde se guardaba.



Han pasado muchos años, el museo se mantuvo como un apéndice importante de otros importantes museos de nuestra ciudad. Lima es una ciudad que alberga más de 50 museos en todo su territorio, sin contar los que perteneces a las provincias del departamento. Los peruanos alguna vez como mínimo nos hemos encarado con nuestro pasado histórico, visitándolos y aprendiendo a valorarlos.



Además, se pensó que alrededor del Museo de la Nación se podría crear un emporio cultural como lo tienen las grandes e importantes ciudades del mundo en los cinco continentes. Así surgió después la BNP(Biblioteca Nacional del Perú), y más tarde el Teatro Nacional. 



Mis amigos extranjeros y yo quedamos sorprendidos cuando de un edificio de tantos piso, solo se muestra nuestras piezas culturales en una o dos salitas pequeñas. No tiene sentido tamaño edificio para llenarlo de oficinas y espacios comunitarios para burócratas del gobierno de turno. Extirpar de él los elementos que motivaron su apertura, es un crimen imperdonable. Y la existencia de un ministro de cultura, no hace más que acentuar la efervescencia de hipocresía y sobonería (franelas, compadrazgo, etc) que agrada y complace tanto a los políticos. La historia los juzgará como cómplices de este pecado.



Es menester que si las instituciones del estado que están obligadas por ley a cuidar de nuestro patrimonio y no lo hacen, los peruanos pensantes y amantes de lo nuestro hagamos llegar nuestra voz de protesta a nivel internacional, para demostrar que los museos nacionales se construyen y mantienen para alimentar la mente y el corazón de los peruanos de mañana, los de hoy y  de siempre...Y a las “autoridades y funcionarios” que permiten esa depredación de lo nuestro, que la historia los juzgue y se grabe como grave pecado el  no defender con su renuncia, el destino malévolo y final de nuestro museo nacional.




domingo, 9 de octubre de 2016

EL CAJÓN PERUANO NO HA MUERTO








EL CAJÓN PERUANO NO HA MUERTO





El cajón peruano no ha muerto. Ha dejado de sonar. La música a partir de hoy será distante y diferente, será el cielo quién lo va a disfrutar. Una mañana amanecimos con la triste noticia que ha fallecido Rafael Santa Cruz, de 53 años, investigador y promotor del cajón peruano, actor y miembro notable de una estirpe que nos ha brindado la presencia en nuestra historia de: Rafael Santa Cruz el torero y padre del fallecido; Victoria (folklorista),  Nicomedes (decimista), César (decimista y estudioso del vals peruano) y Octavio (intelectual e investigador).



El cielo lo ha convocado para agitar sus días con su sonido fresco, definido, contundente. Rafael, está a partir de hoy en el lugar donde el silencio monacal hará mecer los celestiales árboles, al ritmo afro-peruano de alegres melodías, deslizando pies y caderas al ritmo de lo nuestro. Estará allí para olvidar la apagada vida de muchos que no disfrutaron su estadía pasajera por este mundo, en nuestra tierra que afanosa día tras día, nos invita a crear palabras y sonidos de cajón con ritmo, golpeándolos con nuestra palma y nuestros dedos  en un torbellino de arrebatos y sombras. Estará allí para refrescarse en cada crepúsculo, donde las ceremonias celestiales alcanzan su máxima expresión.



Ahora que Rafael se fue, es el cajón el que tiene mucho por decirnos: de la alegría de su corazón cuando actuaba en grupos de cajoneros, de su juego con los ritmos de sus despegues e improvisaciones, de los cajones que tocaron sus manos, y la alborotada secuencia de sus melodías.



A nosotros los peruanos, nos toca recordar su memoria, repetir incansablemente su nombre, para que su talento se cultive en nuestras fronteras y sus entregas se envuelvan en décimas y secretos, que guardaron para siempre  su boca. 



En primera plana, leeremos: el cajón peruano no ha muerto. Ha decidido vivir para siempre en las palmas y en las manos de todos los que lo seguiremos recordándolo. Descansa en paz Rafael Santa Cruz.



miércoles, 5 de octubre de 2016

PREGUNTAS A MI PADRE








PREGUNTAS A MI PADRE





Papá, quiero saber ¿cuántas veces me abracé de ti, cuando era niño?



¿Cuántos momentos me dedicaste, para enseñarme qué es la vida?



Si lloré, ¿qué hiciste tú para controlar mi llanto y olvidar mis lágrimas?



Quiero saber papá, ¿cuando jugaba si cantaba el ruiseñor, si comía y era glotón, si miraba al cielo para encontrar siempre el sol?



Si jugué a las escondidas, ¿por qué siempre a las siete de la noche todo terminó?



Si de niño me metía en un rincón, ¿si me asustaba, si gritaba y era chillón?  



Quiero saber ¿cuántas madrugadas te privaste de tu descanso para vigilar mi sueño?



Y ¡cómo hiciste para comprar todo lo que necesité y necesitaron mis seis hermanos?



¿Cómo hiciste para enseñarnos a leer para disfrutar  tu amor por la literatura?



¿Cómo pudiste sonreír y reír papá, cada día?



Y cuando se nos hizo nudos en la garganta ¿cómo nos enseñaste a ser decentes y unidos?



Porque hemos renacido junto a ti y a nuestra madre, porque de semilla nos convertiste en árbol, porque nos libraste del naufragio, y nos convertiste en tus elegidos para siempre.



Porque no conociste la indiferencia, ni la injusticia, sólo la esperanza que es la mejor enseñanza de tu vida.



Porque a pesar de todo, nos enseñaste a no perder nuestro sueño, y a ser incansables en la lucha por llegar a la meta, y  que en nuestro campo hay algo más que flores. Ahora que no estás, amado padre… miro al cielo y busco las palabras para agradecerte, por enseñarme a  encontrar la libertad de pensamiento, siguiendo tus pasos, no importa si oscurece esta mañana, o si el sol se ha convertido en terrible cactus…..….





domingo, 2 de octubre de 2016

MI ADOLESCENCIA









MI ADOLESCENCIA








La grandeza de mi corazón, como una sábana, cubría las virtudes que entonces me acompañaban. Era un coro de ambrosía y un aroma de medianoche lo que irónicamente me llevaba a paso lento a concretar mi vocación religiosa. Me había formado con sacerdotes de la Compañía de Jesús (Jesuitas), quienes dirigían mi parroquia con éxito inesperado.



La constancia para el ritual, mi interés por el latín, la musicalidad de mi voz de niño y la disciplina, embriagaban mi mente adolescente. Me gustaba y aún me gusta, el universo de ceremonias, homilías, expresiones públicas de fe. Sin dejar de lado la humildad en el primer plano de nuestras manifestaciones. Así el tiempo fue sembrando en mi apaciblemente, respeto por lo espiritual.



Entonces, la belleza no me era ajena a mi admiración. Me gustaba disfrutar de los colores de las casullas, las flores en el altar, las imágenes religiosas, y como un espejo reflejaba en mi mente lo contemplado. Apoyado en un reclinatorio oraba pidiendo a Dios por mi espíritu invitado a cosas mayores. Sentía que estaba ayudándome de una armadura celestial para emprender la realización de mis sueños. Me emocionaba la música, la belleza, el espíritu mismo en sus decisiones filosóficas para desenrollar los enigmas de la vida.



Amaba ser como era, contemplando, orando, pensando y acercándome a la realización de mi vocación temprana. Entonces hice un viaje a Arequipa y me interné como seminarista en el Seráfico de los Padres Franciscanos del distrito de Tiabaya. Allí llegué a entender que para servir a Dios, hay que renunciar totalmente a las cosas de este mundo, sobre todo a lo material que es lo que más nos atrae y permanentemente, nos tienta.



Allí conocí la humildad con que un sacerdote debe entregarse a sus fieles creyentes. La seriedad con que debe asumir su castidad, el alejamiento de lo libertino, la iluminación de las almas ajenas, pero especialmente de la suya. Allí conocí la pureza en su manifestación más celestial, y la manera de agradar a Dios renunciando a muchas cosas terrenas. 



Pero la historia se interrumpió y acosado por mi salud, volví a Lima, a casa de mis padres, al lado de mis hermanos y a continuar la vida. No me fue difícil adaptarme a los jóvenes  de la época, como yo. No aprendí a ser un dechado de virtudes cristianas, pero tomé el camino que como una bóveda nocturna me enseñó que las medianoches no deben ocultar nuestras virtudes. Que el  ejemplo bueno o malo lo tomamos de nuestra familia, nuestro hogar. Por suerte en mi hogar las virtudes cristianas se practicaron siempre, y las sombras nunca oscurecieron insanamente.



Hoy, en la tarde de mi vida, he querido recordar esta etapa adolescente y decirles que me enternece saber que no tomé caminos equivocados, y sigo navegando en aguas de un mar tranquilo, placentero y transparente……