Meditaciones de Madrugada

Meditaciones de Madrugada
“MEDITACIONES DE MADRUGADA” El viajar por América Latina nos enseña que tenemos iguales problemas económicos, que vivimos influenciados por la religión católica, y que soñamos... Racialmente, en cada país ha habido una población indígena, que con la llegada de españoles se convirtió en mestiza, a todo ello se fue incrementado los europeos que llegaron a estas tierras huyendo de las tiranías, la hambruna, las pestes, y otras plagas socioeconómicas y religiosas. La situación económica se agrava al mantenerse reglas de privilegio que favorecen a los blanquitos y priva a los mestizos, sin duda el problema racial no es ajeno a ninguno de nuestros países, es una herencia traída por los españoles desde el viejo continente, hay castas que mantienen costumbres arraigadas, dejando en extrema pobreza a quienes son descendientes directos de los antiguos y naturales pobladores de estas tierras. La economía se ha globalizado, y capitales extranjeros juegan en la Bolsa de Valores, indistintamente de quien explota, quien vende, quien arriesga, o quien dilapida la riqueza nacional. Haz click en la imagen y adquiere mis escritos. Gracias https://www.amazon.es/Meditaciones-Madrugada-Enrique-Bustamante/dp/1304234142/ref=sr_1_9?s=books&ie=UTF8&qid=1457795354&sr=1-9&keywords=enrique+bustamante

CONTADOR DE VISITAS

contador de visitas

MI BLOG...

Mi blog es como un retazo de mi piel que quiere llegar a ti y a los tuyos.
Que sepas lo que íntimamente vivo en lo apartado de la gran ciudad.
Lo que me mueve en mi parte sensible como a todo ser humano.
Conoce mi manera de ver, sentir y pensar.

Visítalo cada cierto tiempo, léelo, disfrútalo, escribe tus opiniones,
sugiere secciones y reenvíalo a todos tus amigos y familiares.


Ayúdame a saber que tiene sentido lo que escribo…todo depende de ti…y de los tuyos.

Muchas gracias.

FACEBOOK EB

FACEBOOK EB
VISITA EL FACEBOOK DEL ARTISTA. CONOCELO, HAZ CLICK EN IMAGEN.

BLOG ANTIOQUIA UN PUEBLO PARA EL TURISMO

BLOG ANTIOQUIA UN PUEBLO PARA EL TURISMO
CONOCE "EL RETABLO MAS GRANDE DEL MUNDO" ( RECORD GUINESS). HAZ CLICK EN LA IMAGEN

BLOG EBARTSHOP

BLOG EBARTSHOP
SI QUIERES ADQUIRIR UNA OBRA DEL ARTISTA CONÓCELAS AQUI, HAZ CLICK EN LA IMAGEN.

BLOG TODO BATIK

BLOG TODO BATIK
Visita e informate de las técnicas del batik. HAZ CLICK EN LA IMAGEN.

SEGUIDORES

domingo, 4 de diciembre de 2016

40 COSAS QUE NO LAMENTARÉ








 40 COSAS QUE NO LAMENTARÉ



1.-Haber viajado cuando tuve la oportunidad.
2.-Haber aprendido otros lenguajes.
3.-Siempre mantuve buenas relaciones.
4.-En verano, nunca olvidé ponerme bloqueador solar.
5.-Siempre fui a conciertos de mis artistas favoritos.
6.-.Nunca tuve miedo de hacer cosas.
7.-Hago ejercicios con cierta periodicidad.
8.-Nunca he definido a la gente por su género.
9.-Disfruté de los trabajos que hice.
10.-Me esforcé lo que pude en la escuela.

11.-Siempre he sentido que soy atractivo, todo el tiempo.
12.-Nunca tuve miedo de decir “te amo”
13.-Siempre escuché y apliqué los consejos de mis padres.
14.-Nunca  doy importancia a lo que la gente piensa de mí.
15.-Siempre apoyo los sueños de otras personas, encima de mis propios sueños.
16.-Nunca guardo rencor o resentimiento por alguien.
17.-Aprendí a  defenderme.
18.-Hice actividades como “voluntario”.
19.-Traté de cuidar mis dientes.
20.-Antes de perderlos, pregunté a mis abuelos cosas de la vida.

21.-Nunca trabajé en demasía.
22.-Cocino muchos comidas que a la gente le gusta.
23.-Siempre me detengo para apreciar el momento.
24.-Siempre termino lo que empiezo.
25.-Nunca me he deprimido ante un espectáculo cultural.
26.-Dejé que mis amigos hicieran su propia vida.
27.-He jugado lo que pude con mi hija.
28.-No tomé riesgos especialmente en el amor.
29.-Me he dado el tiempo para hacer contactos.
30.-Siempre me he preocupado mucho por todo.
 
31.-Nunca hago más drama del necesario.
32.-He pasado la mayor parte del tiempo con mis seres queridos.
33.-Siempre hablo fuerte con la audiencia de gente.
34.-He hecho el amor las suficientes veces con mi pareja.
35.-Siempre soy agradecido al tiempo y al espacio.
36.- Siempre pienso que la vida me dio más de lo que necesité.
37.-He llorado con la música y las canciones que merecían.
38.-Me deleito mirando el infinito y soñar con utopías.
39.-Guardo un profundo amor por cada uno de mis hermanos.
40.-Siempre despierto disfrutando los colores de mi paleta.





domingo, 27 de noviembre de 2016

UNA PERSONA INOLVIDABLE







UNA PERSONA INOLVIDABLE



 
Siendo casi niña vino a trabajar a mi departamento en la Av. Aramburú en el barrio de San Isidro, allá por los años ’70.Se llama Goyita Puma, y era la encargada del orden y limpieza… también era mi secretaria, en muchos momentos mi enfermera, marketera, relacionista pública, cocinera con franquicia de Victoria Coloma mi madre gourmet. Venía de Pisac el interesante, tradicional y arqueológico pueblo de Cuzco, donde los incas construyeron un intenso poblado. Ella encontró un artista solitario, sociable extremo, amiguero y “buena gente”. Así pasó cinco años trabajando, haciéndome la vida más fácil…me vio reír, pintar, hablar, bailar, llorar y amar. Conoció a mi esposa y mi pequeña hija, a mis padres y mis hermanos, a nuestros hijos, mis amigos, mis alumnos…mi vida sin estafa a la belleza ni a la sociedad, el amor, el encanto, los colores y la digestión en una sociedad que ya empezaba a gestar los vicios que hoy se han tridimensionado.Fue constante en sus cuidados cuando la pereza corporal me obligaba guardar cama. Me preparaba mates diversos coordinando con mi médico, cuando mis órganos internos parecían no tener utilidad.


Un día vino un joven ayacuchano más alto que ella y me pidió formalizar su relación, a lo que accedí otorgándole la facilidad para las visitas. Con el tiempo, se casaron y naturalmente “Goyita” se fue de mi lado. Después vinieron otras señoritas a trabajar en mi lugarcito…pero en mis amigos quedó el recuerdo de este personaje tan ameno, y con quien tenía incluso costumbre de iniciar el primer baile en las reuniones sociales que hacía en mi departamento.


El primer miércoles de este febrero 2011 recibí una llamada telefónica de “Goyita” y el lunes 7 nos reunimos en mi taller. Había pasado casi 40 años sin vernos, mucho tiempo de lejanía, un silencio de su vida y de la mía. Nuestro encuentro en aquella tarde fue el mejor regalo para ambos. Retrocediendo el tiempo minuciosamente su memoria recordó los amigos de entonces, con nombres y apellidos, y su memoria hizo derroche de responsabilidad frente a sensibilidad de lo que más amo.


En la conversación cariñosa de abrazos y besos, me contó que su esposo había fallecido hace dos años. Que su hijo mayor es ingeniero y trabaja en una importante empresa de Lima; que su segunda hija es guía de turistas casada con un colega, tienen una bebe de 2 añitos y viven en Cuzco…y que su tercera hija se está graduando también de guía este febrero. Allí en la milenaria ciudad del Cuzco viven todos, porque vino un día de allí y regresó a continuar su tradición y genealogía.


“Goyita” está mayor. Tiene una marcada cicatriz en su pierna izquierda producto de un accidente y le incomoda la marca que luce. También sabe que es un regalo de la medicina, no haberle amputado su pierna. Sigue viviendo en Pisac donde los fines de semana vende a los turistas, anilinas para teñir telas. Eso me recordó los años que a mi lado trabajábamos batik y me auxiliaba en los talleres privados que dicté. Cuenta que viaja constantemente a Bolivia para adquirir este producto motivo de su economía. Enseguida me relató que me vio en Cuzco en un canal de televisión cuando se “perdieron mis pinturas” (julio 2010) y se interesó por ubicarme en la capital y finalmente lo logró. Me trajo de regalo un exquisito queso de su tierra, e intercambiamos información porque quiere que vaya a Cuzco a exhibir mis trabajos y dictar un taller de batik. Finalmente se despidió con mucho afecto, “agradeciéndome el papel de padre que asumí con ella” y que ha comentado siempre a sus hijos.


Esa noche la nostalgia de sus palabras invadió mis sentidos y medité mucho acerca del maltrato permanente y descarado que existe en nuestro país hacia los trabajadores del hogar, sobre todo en Lima. Para muchos la empleada cuanto más ignorante y menos estudios tengan, es ideal para ingresar al circuito del abuso, menoscabo, incluso agresión. Hay quienes se alimentan con la comida del día anterior de la casa donde laboran, duermen en un colchón miserable en un rincón cualquiera, no conocen un horario de trabajo, ni un día de libertad plena para su propio entretenimiento. Sea jardinero, portero, vigilante, cocinero u otro, están expuestos a una salud deteriorada sin asistencia médica oportuna, un sueldo que es recortado cuando el “patrón o patrona” le viene en gana. Para los trabajadores del hogar no existe festividades, siempre es un trabajo imperativo y con amenaza permanente, sin protección de la ley ni aplicación de pena o castigo al abusador. Naturalmente que hay también excepciones, aunque en menor cantidad. Debemos considerar la herida profunda que se deja en el alma de un trabajador del hogar, cuando no conoce el acercamiento cordial y respetuoso, ni la disculpa civilizada.


Personalmente, pienso que quien maltrata, golpea, ofende, hiere, atropella, mortifica, humilla, desprecia, lesiona y/o fatiga, a un trabajador de su casa, debe guardar en su interior todo tipo de taras, complejos y carencias de principios morales, éticos y religiosos, en síntesis un alma tétrica y diabólica. Por ello, quiero rendir homenaje a la inolvidable Goyita Puma viuda de Alonso, la persona que estando a mi lado y respetando mi entorno y privacidad aprendió a mantener relaciones amistosas con mi familia y amigos, permitió y colaboró con mis personales realizaciones artísticas. Goyita fue hipersensible a mi oficio, me obsequio desde pequeñas a grandes atmósferas para ser feliz en lo mío. Y yo respeté su realización como mujer en el mejor de los estilos y el más agradable de los respetos…el respeto de la persona humana…(Hoy para ilustrar este artículo, me he servido de las muchas fotos que turistas de todo el mundo le toman en Pisac)…señal que por lo menos alguien fuera de nuestras fronteras sabe que los seres humanos somos iguales sin importar el estatus social, económico, religioso, político y de otra índole.)


domingo, 9 de octubre de 2016

EL CAJÓN PERUANO NO HA MUERTO








EL CAJÓN PERUANO NO HA MUERTO





El cajón peruano no ha muerto. Ha dejado de sonar. La música a partir de hoy será distante y diferente, será el cielo quién lo va a disfrutar. Una mañana amanecimos con la triste noticia que ha fallecido Rafael Santa Cruz, de 53 años, investigador y promotor del cajón peruano, actor y miembro notable de una estirpe que nos ha brindado la presencia en nuestra historia de: Rafael Santa Cruz el torero y padre del fallecido; Victoria (folklorista),  Nicomedes (decimista), César (decimista y estudioso del vals peruano) y Octavio (intelectual e investigador).



El cielo lo ha convocado para agitar sus días con su sonido fresco, definido, contundente. Rafael, está a partir de hoy en el lugar donde el silencio monacal hará mecer los celestiales árboles, al ritmo afro-peruano de alegres melodías, deslizando pies y caderas al ritmo de lo nuestro. Estará allí para olvidar la apagada vida de muchos que no disfrutaron su estadía pasajera por este mundo, en nuestra tierra que afanosa día tras día, nos invita a crear palabras y sonidos de cajón con ritmo, golpeándolos con nuestra palma y nuestros dedos  en un torbellino de arrebatos y sombras. Estará allí para refrescarse en cada crepúsculo, donde las ceremonias celestiales alcanzan su máxima expresión.



Ahora que Rafael se fue, es el cajón el que tiene mucho por decirnos: de la alegría de su corazón cuando actuaba en grupos de cajoneros, de su juego con los ritmos de sus despegues e improvisaciones, de los cajones que tocaron sus manos, y la alborotada secuencia de sus melodías.



A nosotros los peruanos, nos toca recordar su memoria, repetir incansablemente su nombre, para que su talento se cultive en nuestras fronteras y sus entregas se envuelvan en décimas y secretos, que guardaron para siempre  su boca. 



En primera plana, leeremos: el cajón peruano no ha muerto. Ha decidido vivir para siempre en las palmas y en las manos de todos los que lo seguiremos recordándolo. Descansa en paz Rafael Santa Cruz.



miércoles, 5 de octubre de 2016

PREGUNTAS A MI PADRE








PREGUNTAS A MI PADRE





Papá, quiero saber ¿cuántas veces me abracé de ti, cuando era niño?



¿Cuántos momentos me dedicaste, para enseñarme qué es la vida?



Si lloré, ¿qué hiciste tú para controlar mi llanto y olvidar mis lágrimas?



Quiero saber papá, ¿cuando jugaba si cantaba el ruiseñor, si comía y era glotón, si miraba al cielo para encontrar siempre el sol?



Si jugué a las escondidas, ¿por qué siempre a las siete de la noche todo terminó?



Si de niño me metía en un rincón, ¿si me asustaba, si gritaba y era chillón?  



Quiero saber ¿cuántas madrugadas te privaste de tu descanso para vigilar mi sueño?



Y ¡cómo hiciste para comprar todo lo que necesité y necesitaron mis seis hermanos?



¿Cómo hiciste para enseñarnos a leer para disfrutar  tu amor por la literatura?



¿Cómo pudiste sonreír y reír papá, cada día?



Y cuando se nos hizo nudos en la garganta ¿cómo nos enseñaste a ser decentes y unidos?



Porque hemos renacido junto a ti y a nuestra madre, porque de semilla nos convertiste en árbol, porque nos libraste del naufragio, y nos convertiste en tus elegidos para siempre.



Porque no conociste la indiferencia, ni la injusticia, sólo la esperanza que es la mejor enseñanza de tu vida.



Porque a pesar de todo, nos enseñaste a no perder nuestro sueño, y a ser incansables en la lucha por llegar a la meta, y  que en nuestro campo hay algo más que flores. Ahora que no estás, amado padre… miro al cielo y busco las palabras para agradecerte, por enseñarme a  encontrar la libertad de pensamiento, siguiendo tus pasos, no importa si oscurece esta mañana, o si el sol se ha convertido en terrible cactus…..….





domingo, 2 de octubre de 2016

MI ADOLESCENCIA









MI ADOLESCENCIA








La grandeza de mi corazón, como una sábana, cubría las virtudes que entonces me acompañaban. Era un coro de ambrosía y un aroma de medianoche lo que irónicamente me llevaba a paso lento a concretar mi vocación religiosa. Me había formado con sacerdotes de la Compañía de Jesús (Jesuitas), quienes dirigían mi parroquia con éxito inesperado.



La constancia para el ritual, mi interés por el latín, la musicalidad de mi voz de niño y la disciplina, embriagaban mi mente adolescente. Me gustaba y aún me gusta, el universo de ceremonias, homilías, expresiones públicas de fe. Sin dejar de lado la humildad en el primer plano de nuestras manifestaciones. Así el tiempo fue sembrando en mi apaciblemente, respeto por lo espiritual.



Entonces, la belleza no me era ajena a mi admiración. Me gustaba disfrutar de los colores de las casullas, las flores en el altar, las imágenes religiosas, y como un espejo reflejaba en mi mente lo contemplado. Apoyado en un reclinatorio oraba pidiendo a Dios por mi espíritu invitado a cosas mayores. Sentía que estaba ayudándome de una armadura celestial para emprender la realización de mis sueños. Me emocionaba la música, la belleza, el espíritu mismo en sus decisiones filosóficas para desenrollar los enigmas de la vida.



Amaba ser como era, contemplando, orando, pensando y acercándome a la realización de mi vocación temprana. Entonces hice un viaje a Arequipa y me interné como seminarista en el Seráfico de los Padres Franciscanos del distrito de Tiabaya. Allí llegué a entender que para servir a Dios, hay que renunciar totalmente a las cosas de este mundo, sobre todo a lo material que es lo que más nos atrae y permanentemente, nos tienta.



Allí conocí la humildad con que un sacerdote debe entregarse a sus fieles creyentes. La seriedad con que debe asumir su castidad, el alejamiento de lo libertino, la iluminación de las almas ajenas, pero especialmente de la suya. Allí conocí la pureza en su manifestación más celestial, y la manera de agradar a Dios renunciando a muchas cosas terrenas. 



Pero la historia se interrumpió y acosado por mi salud, volví a Lima, a casa de mis padres, al lado de mis hermanos y a continuar la vida. No me fue difícil adaptarme a los jóvenes  de la época, como yo. No aprendí a ser un dechado de virtudes cristianas, pero tomé el camino que como una bóveda nocturna me enseñó que las medianoches no deben ocultar nuestras virtudes. Que el  ejemplo bueno o malo lo tomamos de nuestra familia, nuestro hogar. Por suerte en mi hogar las virtudes cristianas se practicaron siempre, y las sombras nunca oscurecieron insanamente.



Hoy, en la tarde de mi vida, he querido recordar esta etapa adolescente y decirles que me enternece saber que no tomé caminos equivocados, y sigo navegando en aguas de un mar tranquilo, placentero y transparente……